martes, 12 de abril de 2011

A nadie le importa...

A nadie le importa cuántos cuerpos caen blandos a la orilla de tus sueños,
Ni la suma indescifrable de los ocasos de esta ciudad desierta.
Aquí, cerca, muy cerca,
con el estetoscopio que cuelga de tus oidos,
sintiendo el latido violento
de una mina bajo el suelo,
Incrustada en el recuerdo,
en la memoria de la guerra.
Destellos de pólvora seca en el gabán
y el miedo que ya no sabe subir por las piernas.
Antes por lo menos habia un tartamudeo sordo
entre los dientes,
ahora ni eso,
ni una mueca que entretenga
este oficio de deshacer,
de corregir orfandades.
Y de chico querías ser doctor
mientras jugabas con el estetoscopio,
ese mismo que cuelga,
ésa maquina de palpar agresiones
que no cura el origen de todo esto,
de tanta mentira derramada en el mundo,
de la oquedad sanguínea de la muerte.
Ya no sabes qué estallido se llevó al doctor,
ni porqué pareces estar solo en esta ciudad,
sólo te queda una certeza en mente,
a nadie le importa cuántos cuerpos caen blandos a la orilla de tus sueños.

4 comentarios:

Alicia A. Chavez dijo...

Que bueno Juan!
Imágenes nuevas exquisitamente articuladas.
Me gusta mucho la manera en que las has unido.
Una sensibilidad novedosa para los males de todos los días.

Repetila, profundizala... quiero ver mas de esto.

Baltazar dijo...

Tan cerca que casi se lo puede sentir respirar.
Muy precisa esa descripción.
Y ya no me atrevo a moverme , porque siento que estoy en un campo minado.
Contengo la respiración y te felicito en voz baja.

Joshe dijo...

Che comente y se borró. Me comí un re viaje con este Juan, es muy buena la forma en lo que lo has narrado, de como la tristeza irrumpe en el relato y a la vez te hace descubrir que bueno, somos humanos, y a las emociones capaz las sentimos mas leyendo, o viendo una película por que como vos dices, a nadie le importa cuantos cuerpos caen blandos a la orilla de tus sueños. Sinceramente y sin snobismos Hermosisimo.

Antes por lo menos habia un tartamudeo sordo
entre los dientes,
ahora ni eso,
ni una mueca que entretenga
este oficio de deshacer,
de corregir orfandades.

Me encantó esta y me hizo sentir un ser frió y vil.

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Eliana Villarreal soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a eliana.villarreal.bravo@hotmail.com
Eliana Villarreal