viernes, 11 de febrero de 2011

Lengua

Yo quería una lengua,
lengua chata, plana,
como piedra lamida por la noche,
y en vez de eso
me tocó esta lengua
huérfana de historia,
que no desanda caminos,
Ni lengua aborigen,
ni lengua olvidada en la legua,
ni desteñida por los años,
ni empapada de conocimientos.
Yo quería una lengua chata,
una para poder someter a mis anhelos,
y me tocó aprender a usar esto,
que cabe en un borrador,
en un cuaderno de viajero.
Lengua de ruta sudamericana,
lengua de países en constante construcción,
lengua de la experiencia.
Mi lengua,
lengua de alcohol,
que quiere decir el mundo
y abarca sólo una manzana del barrio,
lengua de ciudad con puertas abiertas,
de angustias, de placeres efímeros,
de amigos en retorno,
de versos entonados sin vergüenza.
Mi lengua, la que me conjuga,
la que pone el final a los poemas
va a devolverme a la cama,
Muda, Abierta,
como trampa para pájaros.

5 comentarios:

carola dijo...

hermoso!!

Lucía dijo...

Habrá que llenar
la laguna con hermosas lenguas autóctonas .

Escribís muy lindo.
Saludos.

Anónimo dijo...

Juan, de tanto en tanto no puedo menos que no esquivar tu blog. Lo mío es breve: cierto es, como leí en algún comentario, lo tuyo es poesía. Es innegable que, hic et nunc, hay poesía. Te dejo mis saludos y mi admiración.
Verónica Pizzella.

Leticia dijo...

Juan qué hermoso poema me encantó...un abrazo.

Baltazar dijo...

Todos los fuegos, el fuego.
Todas las lenguas son una.
Como los hebreos, que untan con miel el alfabeto de madera para que los chicos lo laman y tengan un recuerdo dulce de la palabra y quieran aprender a leer.
Con la lengua has escrito tu mundo.
Muy buen poema.